NAVIDADES FELICES Y… SALUDABLES

AUTOR: Eva Carnero
PUBLICADO EN LA REVISTA SABOR Nº 348

¿Quieres disfrutar de las fiestas sin que la báscula ni la salud se alteren? Te damos algunos consejos claves para la Navidad. Desde cómo organizar un pica-pica saludable, a base de almejas o mejillones al vapor, espárragos trigueros, un minicanelón de col lombarda, una ensalada o gambas a la plancha, hasta las propuestas más ligeras para el postre, en el que puedes optar por frutas como la piña o la naranja o un yogur natural con frutos rojos.

Un año más la Navidad nos regala unas fantásticas semanas cargadas de emotivos reencuentros familiares y divertidas reuniones con amigos. Unos días en los que las comidas y cenas no cesan y en las que es difícil, por no decir imposible, eludir menús en los que los excesos alimentarios son la norma y las grasas están presentes desde el aperitivo hasta el postre. Sin embargo, otras Navidades gastronómicas son posibles. Existen multitud de alternativas saludables tan sabrosas y atractivas como los platos que tradicionalmente configuran el menú navideño. A continuación, algunas ideas que te serán de gran ayuda.

 

Para abrir boca

A la mayoría nos gusta abrir el apetito con un surtido de quesos y embutidos acompañado de una copita de vino o un refresco. Ahora bien, cuando tenemos por delante una más de las numerosas comidas y cenas de Navidad, sería aconsejable preparar un pica-pica que no acaparase las calorías de todo el día. Para ello, puedes combinar las opciones más grasas con otras más saludables como unas almejas o mejillones al vapor, unos espárragos trigueros, un minicanelón de col lombarda, unas ensaladas variadas, unas ostras frescas, unas gambas a la plancha o unas minibrochetas de rape y cigalas. Y si quieres incluir alguna fruta al inicio de la comida, puedes optar por una deliciosa focaccia con uvas.

En Navidad, parece que cada vez que nos sentamos a la mesa no nos vamos a levantar hasta la hora de la cena, por los que te aconsejamos que “no lo des todo” desde el principio. Después del pica-pica, puedes seguir con una sopa o un caldo ligero que, en función del segundo plato, puede ser de pescado, pollo, carne o verduras.

 

Plato principal con sabor y sin grasa

En estos días, no es imprescindible que renuncies a la carne. Si te gusta la carne roja, por ejemplo, puedes escoger un corte con poca grasa, como el solomillo de ternera. Tampoco te equivocarás si eliges pollo de corral, pavo, conejo o carne magra de cerdo. Y respecto a los pescados, carta blanca: rape, dorada, lubina, rodaballo, merluza… Si los haces al horno o al vapor, casi no tendrán calorías.

Lo único que debes vigilar es que la salsa que los acompañe no incluya ingredientes como nata o harinas refinadas. Y respecto a la guarnición, mejor que sea un salteado de verduras de temporada.

 

Frutas, las reinas del postre

Hemos llegado al final de la comida y nos apetece algo dulce que ponga el colofón que se merece una gran comida de Navidad sabrosa y saludable. Pues puedes optar por un carpaccio de piña natural con una salsita de menta o de naranja con miel y canela, unas brochetas de fruta variada… También puedes preparar unos vasitos con yogur natural desnatado y frutos rojos por encima. ¡Tus invitados estarán encantados!